miércoles, 11 de julio de 2012

Entornos virtuales colaborativos para el aprendizaje (II)

Hace unos meses atrás escribía una entrada titulada Entornos virtuales colaborativos para el aprendizaje, allí dejaba como interrogante: acerca de si  los entornos virtuales o LMS que habitualmente utilizamos en los ámbitos educativos formales, son propicios para desarrollar proyectos colaborativos
Y retomo este tema pues en estos últimos días coincidieron  una serie de artículos, que han dado al debate, sobre LMS y redes sociales: ¿LMS o redes sociales? ¿LMS y redes sociales o redes sociales integradas a los LMS?

Comparto entonces dos artículos que me resultaron de interés y que han traído al debate un LMS, quizás el más "popular" ´por su utilización en educación formal, que es el entorno Moodle.

De la lectura y análisis, coincido en que en las redes sociales el aprendizaje llegue a resultar "más natural", dado que podrían considerarse como espacios sociales  propicios para el aprendizaje.
Las redes sociales "las construimos" y "nos construyen" en un contexto social, y más informal. Asi, el aprendizaje social no consiste en forzar a la participación en comunidades de práctica como parte de la enseñanza formal, sino en alentar a  que los estudiantes construyan sus propios espacios para ayudarse y apoyarse entre sí de manera más informal en proceso de aprendizaje.

 Sin embargo, agregaría que sin una acción pedagógica adecuada que los convierta en aunténticos entornos educativos, no aseguraría que pueda darse un aprendizaje significativo. Me surge entonces una nueva pregunta: ¿Debe el diseño instruccional incluirse en entornos más flexibles como redes sociales?  ¿Qué ocurre con las actividades de compartir y de colaboración propios de entornos de la web social?

3 comentarios:

  1. Hola Paola:
    Muy interesante tus preguntas. Al respecto, considero que Moodle como LMS, permite un diseno instruccional con un alto grado de usabilidad que hace posible crear experiencias de aprendizaje en grupos colaborativos e individual. Ademas, permite crear espacios para la interaccion social (por ejemplo, foros sociales); es decir, que se basta por si mismo.

    En cuanto a las redes sociales considero que no han sido creadas con un proposito deliberado de hacer posible el aprendizaje formal, aunque se pueden utilizar estrategicamente para apoyarlo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas por los comentarios!
    Efectivamente, Moodle posee muchas herramientas para generar trabajos colaborativos, la cuestión está en que nos estaríamos remitiendo siempre a un entorno cerrado, con ciertas restricciones de acceso que no se encontrarían en sistemas de redes sociales, con una filosofía más abierta.

    Deberíamos entonces pensar en esta posibilidades en educación formal? Modificamos entonces el diseño instruccional?

    ResponderEliminar
  3. Paola.
    Gracias por los comentarios, tanto aquí como en la red Cued, que eres una de las principales animadoras.
    El diseño instruccional no debemos modificarlo, el orden es qué pretendemos lograr (objetivos) y de aquí a los contenidos, después cómo lo logramos (métodos) y a la par con qué herramientas (medios). Sí modificamos el diseño en función de las herramientas estaremos caminando por la cuerda floja del conocimiento.
    Mi opinión es lograr el adecuado balance, algo bien complejo.
    Saludos

    ResponderEliminar